Demonios

Me tumbo en la cama y apoyo mi cabeza contra el colchón, recogiendo mis piernas como un perro a punto de hacer palanca con su cuello y darse la vuelta sobre si mismo. Joder. Parece mentira. De los pies sale un consquilleo de los que…