La letra es mi única patria

La letra con sangre entra, pero en mi letrina solo hay restos de cubatas mañaneos vespertinos y unas ganas irrefrenables de tenerte enfrente y asaltarte por detrás. La letra con hambre alimenta deseos infames, ruborizan al descarado hiptonizan al valiente, y eternizan el instante. Ese…