Los estudiantes no dialogamos con terroristas

“No vengo a dialogar con terroristas”

Hace ya unos meses de mi anterior artículo, donde traté la deslegitimación del CEUNE y la construcción de la resistencia. Han llovido movilizaciones, rodeos de congresos, expropiaciones en supermercados o incluso otra Huelga General. La resistencia sigue organizando la ofensiva.

El Ministró los volvió a convocar, pero para no recibirlos. Van ya cuatro borradores de la LOMCE y los estudiantes universitarios no han tenido la oportunidad de debatir la ley, quedando muy poco para el inicio de su debate parlamentario. Les hacen viajar a Madrid supuestamente para dialogar y negociar, pero se hace tarde y en un órgano cuya arquitectura responde a los intereses de quienes quieren convertir a la Universidad en una empresa, con la profundización de las lógicas de mercantilización y privatización que ello supone.

“¿Os preguntaron alguna vez estos representantes que iban a hacer con las tasas?” espetó Rubén Rosón, representante de estudiantes de la Universidad de Oviedo, al resto de sus compañeros. Su acto de desobediencia consistió en seguir hablando aunque le quiten el micrófono para que lo expulsen. Algunos, como La Razón, escandalizan al público por una actitud de supuesta mala educación. Pero cada acción define nuestra táctica, y esta nuestra estrategia

Faltas tácticas como esta ha habido varias, como la famosa de Gordillo, la de Llamazares en la aprobación de la reforma constitucional, o las que se dan con los invitados a la sesión de un órgano que va a aprobar algo que les afecta, como la de las mujeres del carbón o la de Willy Toledo. O incluso Syriza, ahora que está en el punto de mira por ser el principio de un cambio de correlación de fuerzas a nivel europeo, tenía una táctica así ya que desobedecer al memorándum podría significar la expulsión de la Unión Europea.

Ante la falta de medios para expresar lo lesivo de la medida y su trámite antidemocrático, la “propaganda por el hecho” tiene más marketing “que miles de panfletos”, y la de Oviedo da la oportunidad de hablar de la herramienta construida para legitimar las acciones del gobierno. El régimen está débil cuando ciertas formas poco correctas consiguen que se hable más del mensaje que de la forma.

Como ya desarrollé en el anterior artículo, que el CEUNE no sirva de herramienta para los estudiantes que no quieren esta reforma no ya sólo es por los representantes allí presentes sino por la estructura del mismo. Un órgano creado desde el también responsable anterior Ministerio no va a solucionar el que no haya habido una coordinación duradera ni entre los representantes de estudiantes ni entre el movimiento estudiantil. Cuando ocurren este tipo de ataques no queda más que organizar la oposición estudiantil al régimen, un régimen que muestra su mayor debilidad al no personarse el propio Ministro a dialogar con los estudiantes.

Cuando un representante de estudiantes define como “terrorista” al gobierno no está siendo maleducado sino más inteligente que el enemigo, pues está dándole la vuelta al juego perverso que hace el poder con el lenguaje al interpelar al resto a que reflexione sobre si aprobar cuestiones sin consultar democráticamente es también violencia. Medidas que además son violentas porque constituyen un ataque a la vida de las personas. En sus palabras:

«Utilicé el término de forma plenamente consciente, porque las políticas que está llevando a cabo este Gobierno son políticas de terrorismo puro y duro. ¿Cómo se llaman, si no, políticas que llevan a las personas a suicidarse porque les van a desahuciar, a que tengamos que asumir una deuda que no es la nuestra o a que miles de jóvenes tengamos que exiliarnos forzosamente?» 

Representantes de más de 20 importantes Universidades Públicas han entregado un informe con propuestas a la ley. Si el señor Ministro decide excusarse en esta acción para no seguir dialogando puede perder la jugada. Y como va a ser inevitable que los intereses de unos y otros entren en conflicto de nuevo en los próximos meses, en el partido los estudiantes deben seguir organizando la oposición estudiantil, pues los partidos se ganan en defensa y se pierden en ataque 😉

0 comments