CEUNE del 19 de Julio: Análisis y perspectivas de futuro

Maria Jinesta

21 de Julio de 1936. Maria Jinesta, 17 años, en el hotel Colón de Barcelona. El Diario Público recuerda la historia de esta foto, tomada por el fotógrafo Juan Guzmán, que se convirtió en un icono de la resistencia. 

El pasado 19 de Julio de 2012, fue el 76 aniversario en el que Barcelona resistía el Golpe de Estado perpretado por los antepasados fascistas de los neoliberales que hoy nos gobiernan. 76 años después, tienen el mayor poder de esta pantomima que llaman “democracia” gracias a una ley electoral que, pactada en ese trámite de traspaso de poderes que significó la Transición, hace que tengan una “mayoría universal” debido al desplome del Partido Siervo del Orden Establecido (PSOE) en un más que simbólico 20 de Noviembre.

Algunos me acusarán de demagogo comparando nuestra joven democracia con el franquismo o incluso con el bipartidismo turnista de la Restauración Monárquica. Si, es cierto, hay diferencias: el águila dibujada en la bandera del régimen es hoy una gaviota estilizada por un azul relajante y el cumplimiento de la obediencia al mismo no la ejerce en primera instancia la Iglesia y el Ejército, sino la santa Trinidad de la Troika al servicio del ejército de la banca y la gran empresa. A ellos no le votamos y ya saben: no hay democracia si gobiernan los mercados.

Durante este tiempo el consenso se ha “fabricado” infundiendo miedo a la población en los medios de comunicación para que así los subalternos, los explotados, la ciudadanía indignada, los de abajo, el 99% o como lo queramos llamar, lo acepten de manera natural. Pero pasa el tiempo y la estrategia va perdiendo fuerza: cada vez más sectores de la sociedad están perdiendo el miedo que les llevaba a la obediencia. Miles de personas han vuelto a salir a las calles. El régimen tiene grietas y por ellas hace agua. En este pasado 19 de Julio se empezó a construir de nuevo la resistencia.

19 de Julio, Wert y el CEUNE

Pero en dicho 76 aniversario ocurrió algo en este país que ha pasado desapercibido. Los representantes de estudiantes universitarios fueron llamados por el Ministro de Educación, el señor Wert, para dialogar sobre la reforma universitaria que se lleva aplicando estos años y elegir a los máximos representantes de los estudiantes. Wert, sabiendo que el movimiento estudiantil puede ser un elemento clave de la resistencia en esta crisis de régimen, lo dejó todo atado y bien atado para la reunión.

Para comenzar, no convocó la sesión hasta Julio, habiendo convocado en varias ocasiones al resto de representantes de la comunidad universitaria. Se podría afirmar que el motivo era no querer dialogar y consultar la reforma universitaria a tiempo, pero había otro algo más sutil: que los cachorros del partido gobernante ganen o consoliden posiciones en las elecciones a representantes de estudiantes de las diferentes Universidades. De esa manera se asegurarían un CEUNE legitimador de las políticas del gobierno.

Y lo han conseguido. El representante de los estudiantes universitarios del Estado es Gabriel Martín, de Nuevas Generaciones, cuya asociación estudiantil es esta. No hace falta decir nada más. Sin embargo no es sólo logro suyo (y de los suyos) el hecho de haber ganado. Aprovechando que se ha escrito un breve artículo sobre lo ocurrido, he decidido analizar las causas, motivos y responsabilidades, debido a las acusaciones que se han vertido hacia mi persona o hacia compañeros que, con mucha dignidad, abandonaron el Pleno de la sesión del CEUNE por considerarlo una pantomima con fraude electoral incluido.

Primeros responsables: CREUP y anterior CEUNE

Como ya comenté en anteriores artículos, CREUP es en la práctica un elemento desmovilizador de los estudiantes. Es y ha sido, a todas luces, un obstáculo y por muchas razones: porque no permite reunir a todo el mundo en su organización ya que por Estatutos se les exige tener Consejos de Estudiantes a las Universidades que no lo tengan para poder entrar. Porque no es una estructura inclusiva ya que tiene principios ideológicos en sus Estatutos, como defender la implantación del EEES. Porque tiene muy pocos procedimientos para obligar a traer decisiones desde la base, lo que refuerza una dinámica representativa en la que los Presidentes de los Consejos hacen y deshacen a su antojo. Porque, como muchas Universidades no pagaban sus cuotas, se hicieron 100% dependientes de subvenciones del Estado y eso revirtió en sus decisiones. Porque su cuenta bancaria está en el Banco Santander de la que obtienen varios miles de euros a la vez que están en una situación económica débil desde el recorte del Gobierno a las asociaciones. Porque sus dinámicas siguen siendo poco sanas, de poco trabajo y mucho enfrentamiento de egos.

Por último, la ideología dominante caló tanto en sus filas que han defendido lo indefendible, como que no se deben remunerarse las prácticas en empresa de los estudiantes, aprobar un Estatuto del Estudiante totalmente insuficiente o dejar pasar cuestiones claves del Ministerio, como no someter a discusión en el CEUNE el documento de Financiación de la EU2015, entre otras. Su prioridad dejó de ser el movimiento estudiantil: una parte importante de su organización ni quiere ni sabe movilizar. En definitiva, como dijimos cuando nos salimos, cuando una organización se convierte en un fin en si misma y no en una herramienta, deja de tener sentido.

Esta organización ha sido parte responsable de la falta de acuerdo en el CEUNE. Llevan dos años prometiendo que abrirán un diálogo con el resto, y hasta la fecha sólo hay palabras. Si, organizan un encuentro abierto anual donde ya muchos se niegan a ir viendo como se malgasta el dinero público, se hacen muchas conferencias, pocos debates, y los pocos grupos de trabajo que se establecen no llegan a ningún lado ya que no hay una unidad de acción real. Eso si, gracias a este tipo de gestos se ganan la simpatía de muchos representantes: a nadie le amarga un dulce, ¿verdad?

Si hubiera habido un diálogo sincero en todo este tiempo, más encuentros con el ánimo de un acercamiento real, el proceso de elección de un candidato único hubiera sido más fácil. Sin una estructura unitaria e inclusiva para tratar de llevar una decisión común, el CEUNE deja de ser una institución con poca validez a una institución sin validez alguna que además acentúa las divisiones.

Siempre lo manifesté en público: jamás creí en una institución que Preside el Ministro y que lo modera con una Vicepresidencia y Permanente que hace y deshace prácticamente a su antojo. Menos aún viendo que el Reglamento Interno que permitía controlar la institución de alguna manera no está aprobado en el BOE a día de hoy, y gracias al PSOE. Durante un tiempo pensé que si obteníamos el control de la institución podíamos pretender desbordar su estructura desde dentro y desde fuera para construir algo nuevo, democrático y desde la base, como cuando el sindicalismo vertical del régimen franquista. Pero ya ni eso. La sucesión de los acontecimientos me lleva a pensar que lo mejor que se puede hacer es un boicot sistemático al órgano para construir lo nuevo de manera paralela.

Segundos responsables: FAEST y la apuesta por los  candidatos

En las primeras elecciones a la Vicepresidencia del CEUNE, me presenté como candidato sabiendo que tenía pocas probabilidades de ganar. El objetivo principal era demostrar que había más “corrientes” de opinión sobre la Universidad Pública y la representación estudiantil que la representada por Maria José Romero Aceituno, Secretaria General de CREUP, que hizo todo lo posible para que su candidatura fuera la única de las Universidades Públicas.

Efectivamente, a pesar de que ella ganara las elecciones, se destaparon las cartas. Se presentaron numerosas candidaturas de las que quedaron como primera fuerza, el sector más oficialista de CREUP representado por Maria José (25 votos) , como segunda el lobby de presión de las privadas encabezado por la Borja Pérez de San Pablo CEU (13 votos), como tercera la organización vinculada a las Juventudes Socialistas (FAEST) representada por Antonio Miguel (12 votos), como cuarta el sector crítico dentro de CREUP representado por Estífen (11 votos),  y como quinta mi candidatura representada de alguna manera por la gente crítica de fuera de CREUP (8 votos)

Las intenciones reales de las numerosas candidaturas que se presentaron o la reunión en Ferraz el día anterior para hablar sobre a quién votar (o sobre quien dividir el voto) no se saben. Pero de este reparto yo al menos saqué tres conclusiones. La primera es que las Universidades Privadas están dispuestas a votar en bloque a quienes mejor representen sus intereses. La segunda es que si el sector crítico de CREUP se hubiera unido con el sector critico fuera de CREUP no habría salido Maria José, ya que hay Universidades que votaron a Maria José para no dividir más el voto y que ganase el representante de las privadas, no porque consideraran que fuera la mejor candidata. Y tercera que FAEST (Juventudes Socialistas) tiene una fuerza importante en el CEUNE.

Sabiendo todo esto, lo de las privadas era poco probable de ganar, pero se tenía que haber hecho lo posible para aunar una candidatura única que representara los intereses de todos los implicados. Por si fuera poco FAEST (y toda su órbita simpatizante) jugó con ambigüedad hasta el último momento, decantándose finalmente por uno de los candidatos minutos antes de empezar la sesión.

Todo ello demuestra un grave conflicto de intereses. Por un lado, la candidatura de Alejandro García se pensaba para unir los intereses entre los que están fuera y dentro de CREUP, ya que es una persona que está en CREUP pero los que están fuera se fían más de él que de cualquier otro candidato de la misma. Esto hizo que sus adversarios utilizaran como argumento que yo (o más bien, la línea que representaba) estaba detrás de su candidatura y, como se han encargado durante meses de proyectar una imagen de mí como si fuera el mismísimo demonio “politizado” y “personalista” a partes iguales, le podía perjudicar. Por otro, la candidatura de Luis Cereijo no representaba un cambio real hacia la unidad para el sector más crítico del CEUNE, pero probablemente si representaba para FAEST el candidato del que más se podían fiar.

Resultado final

Pues bien, llegados a la sesión y comunicado el no apoyo a Alejandro por parte de FAEST, este decide retirar la candidatura previo acuerdo con Cereijo. Dos universidades andaluzas (Málaga y Granada) más la Universidad Pompeu Fabra (casualmente Universidades ideológicamente enfrentadas al gobierno) son vetadas  en su derecho a voto alegando mótivos burocráticos. Esto unido al anuncio de la salida del Pleno por parte de las Universidades Gallegas y de Asturias provocó una tensión creciente en Andalucía que hizo que finalmente se salieran antes de las votaciones.

El resultado fue que salieron en prensa denunciando el fraude que significaba el CEUNE. Pero según los que apoyaron a la otra candidatura, esto provocó además que ganara el candidato del gobierno con 26 votos frente a 23. Esto es más que discutible pues las Universidades gallegas y asturianas jamás iban a votar a Cereijo y de las Andaluzas probablemente tampoco. Teniendo en cuenta que ni Málaga ni Granada podían votar y que Sevilla se iba a abstener, si acaso las que se comprometieron con Cereijo a hacerlo podrían haberlo hecho, pero es bastante poco probable. Creo que en absoluto se les puede culpabilizar de ello, sino que influyen con más determinación las otras variables que he venido comentando.

Al margen de ello, apoyo totalmente la salida del Pleno del CEUNE pero esta tenía que haber sido en bloque, hablandolo antes de la sesión. No entiendo como muchas Universidades pueden legitimar con su presencia la manipulación de las candidaturas y los votos por parte del gobierno. Pero lo hecho hecho está y ahora, lejos de estar echárse la culpa unos a otros, se debería analizar cuales son las perspectivas de futuro que se nos abren.

Crisis de legitimidad de CREUP y CEUNE

Como ya veníamos comentando, la CREUP viene sufriendo un proceso de deslegitimación progresivo que el pasado 19 de Julio dio su fin. Anulada su capacidad para controlar el CEUNE deja de tener sentido, pues ya no es que no funcione como organización sino que está dividida y ni siquiera es capaz aglutinar a la otra mitad de Universidades Públicas.

Pero el mismo CEUNE también ha quedado deslegitimado. Si sumamos las Universidades que no apoyan al actual candidato, son mayoría. Esto podría permitir, a pesar de que el candidato es próximo al gobierno, un control desde abajo al mismo mediante los procedimientos establecidos en el Reglamento Interno y con coordinaciones estatales paralelas. Pero eso actualmente es imposible. Me explico.

En el anterior CEUNE presidido por el Ministro Gabilondo, se aprobó el Reglamento Interno pero no fue publicado en el BOE por lo que no tiene validez. Para más inri, el PSOE comenzó a someter a discusión y aprobación cuestiones sin un Reglamento Interno previo y eso constituye un precedente que el PP puede que continue, hasta que ellos estimen oportuno publicarlo en el BOE.

Es decir, en un momento clave como este, seguirán controlando los ritmos. Además la propia estructura del CEUNE le da un poder excesivo a la Vicepresidencia y la Permanente tanto en la Reforma del Reglamento como la convocatoria de las sesiones, por lo que aun teniendo el Reglamento publicado oficialmente es bastante poco probable tener mucho control sobre el órgano. Por último, si el CEUNE fuera grabado por cámaras y retransmitido por Internet al menos podría servir de altavoz a las Universidades críticas aunque la discusión se diera a posteriori de aprobar las medidas, pero ni eso.

Hay que construir lo nuevo barriendo lo viejo

Por todo ello, animo a los que se salieron de aquella sesión del CEUNE a impulsar algo nuevo, democrático, desde la base, que aglutine a las Universidades sin discriminarlas por su sistema de representación. El mismo CEUNE ha demostrado que es posible aglutinar a todas las Universidades en una misma estructura al margen de su funcionamiento interno. Necesitamos algo así pero sin el control Ministerial, donde los representantes puedan traer decisiones desde la base y se tengan los procedimientos y las garantías democráticas suficientes.

Pero además, los que estamos en contra de las medidas mercantilizadoras, privatizadoras y antidemocráticas de la educación superior necesitamos algo que sea capaz de trazar una estrategia de coordinación que las haga frente y se establezca como corriente en dicha estructura institucional. Que vaya de la mano del movimiento estudiantil y sea capaz de constituirse en un referente válido para los estudiantes, superador de todos los fallos de lo anterior.

Y no es fácil. Tienen que convencer a los indecisos y a los que todavía creen que utilizar ese órgano puede servir de algo en la coyuntura actual. Tienen que ganar a los reaccionarios que les echaran la culpa de absolutamente todo y mentirán a sus espaldas. Tienen que luchar contra el Gobierno, que hará todo lo posible para debilitarlos. Ellos y ellas son los únicos que ahora mismo pueden impulsar la resistencia en el ámbito de la representación estudiantil. Yo, sin embargo, los veré desde la barrera como ex-representante y como dice la canción...”si tú te vas, si tú te vas…yo me quedo en Sevilla hasta el final…” 

“Los que abogan por reformas y mejoras se verán siempre burlados por los defensores de lo viejo mientras no comprendan que toda institución vieja, por bárbara y podrida que parezca, se sostiene por la fuerza de determinadas clases dominantes. Y para vencer la resistencia de esas clases, sólo hay un medio: encontrar en la misma sociedad que nos rodea, las fuerzas que pueden — y, por su situación social, deben — constituir la fuerza capaz de barrer lo viejo y crear lo nuevo, y educar y organizar a esas fuerzas para la lucha.”

Lenin, Tres fuentes y tres partes integrantes del Marxismo, 1913 

One comment