04/10/2017: Un dibujo del régimen del 78

El escenario que se dibuja en el régimen parece el siguiente (estas notas son casi para mí):

– Cs es consciente de que el artículo 155 de la Constitución Española se ha aplicado en la práctica en muchas cuestiones, ahora sólo les interesa convocar elecciones en Cataluña. A Cs le conviene un PP de mano dura en el Estado, afianzar a un PSOE-A ante cualquier contradicción que pueda generarse en la federación socialista, y recabar todo el posible descontento del conflicto en la propia Cataluña (ya que el PP jamás va a crecer allí).

– El PSOE sigue con su discurso propio de partido del régimen, pero con una oposición estética al PP que le hace no sólo pedir elecciones en Cataluña sino también elecciones generales. Son conscientes de que en el último año han recuperado (tímidas) posiciones, y convocar elecciones generales (con un lapso de tiempo prudente con respecto a las catalanas) les evita cualquier tipo de diálogo con Unidos Podemos sobre una moción de censura para pactar un cambio de gobierno y un referéndum legal y pactado.

– Al PP le ha salido la jugada redonda: recupera votos perdidos (probablemente a costa de Cs como “voto útil de la derecha”, pero ya Cs recibirá sus votos en Cataluña a cambio) jugando a un irresponsable y peligroso discurso sobre el “enemigo interno” catalán. El no haber aplicado el artículo 155 le ha permitido evitar cualquier tipo de debate político, y sólo lo aplicará para finalizar su jugada.

Por su parte está por ver si Puigdemont finalmente convocará su Declaración Unilateral de Independencia (DUI), ya que aceleraría todo este proceso, y si a pesar de ello recogerá votos en una hipotética elecciones catalanas (tiene toda la pinta) y si la CUP se comerá las contradicciones de haber jugado a declarar unilateralmente una independencia que finalmente será simbólica. Igual no ocurre esto, igual la CUP y nosotros ampliamos base social y electoral a raíz de la ruptura, eso está por ver. Si no se convocase la DUI, el conflicto seguiría existiendo y Rajoy lo tendría más complicado para justificar unas elecciones.

Y luego estamos nosotros, con ciclos electorales ya finalizados, con procesos internos prácticamente terminados y, por lo que veo, con muchas ganas de plantear una ruptura en serio más allá del ámbito electoral. Hay que jugar bien las cartas, porque puede salir muy bien…o puede salir muy mal. Ya no valen las trampas al solitario, ya no vale jugar en el ámbito exclusivo de lo electoral y las encuestas: hoy más que nunca es régimen o ruptura, hoy más que nunca es poder popular, y quien se salga de la ruptura se quedará sin espacio político.

0 comments