Poema: Execrable

Execrable,
algo fuera de lo sacro,
que merece no solo el desacuerdo
sino la condena.

Sin embargo, hoy sólo se condenan
penas de cárcel, la violencia o el terror.

Hoy nadie maldice lo suficiente
con la autoridad del sacro santo
en condenar el horror.
Porque el horror es sacro,
su templo,
tiene forma del imperio
y su forma,
su forma es invisible al comerciar.

Execrable,
grita algún pedante en el periódico
blasfemando a lo incorrecto,
pues su verbo es el verbo
impertinente, oportunista, equidistante,
dando la nota en tonos falsetes.

Execrable,
fuera de lo sacro,
¡fuera inmediatamente de lo sacro!
¡ni se te ocurra volver a pisar mi tierra!
¡Chaqueta de poca vergüenza,
capital de estilo cañí!

Execrable, chupacharcos, miserable,
digo en silencio y me siento,
me siento Elliot fuera de sí,
fuera de lo sacro
pero no del infierno.

Execrable:
lágrimas que caen,
que tiran rabia contenida.
Plomo o plata.
Bolsa o vida.
Acumulando plusvalía
como un asesino en serie.

Execrable,
maldito capital
execrable.

0 comments